JUGADOR COMBATIVO

La combatividad es uno de los valores mas La combatividad es uno de los valores mas importantes en el jugador de tenis de competición, ya que es este valor el que va hacer que luche cada bola como si fuese la mas importante. La combatividad nace de la fortaleza mental del jugador y termina produciendo a un jugador fuerte físicamente ya que es la mente la que soporta el precio del sacrificio para lograr la fortaleza física.

El jugador combativo ama la competición y los retos que esta supone al dar lo mejor de sí en los momentos cruciales de la contienda. Este jugador supera los obstáculos y se adapta a los cambios como forma de combatividad.

El jugador combativo no solo se puede identificar en los partidos. Es durante las largas jornadas de entrenamiento de toda la temporada donde el jugador combativo realiza el combate mas duro que es sin duda alguna el combate interno para vencer sus limitaciones internas y externas, haciendo de la disciplina uno de sus aliados mas poderosos para no distraerse de sus objetivos pase lo que pase.

Abandonar nunca es una opción para el jugador combativo, incluso cuando el partido parece perdido, este jugador lucha hasta el último punto con la mente puesta en darle la vuelta al partido y ganarlo.

El jugador combativo lleva esta filosofía al día a día de su vida. Por ello enseñar la combatividad a los jugadores es enseñarles a luchar en la vida, es enseñarles a ganar el juego de la vida y es enseñarles uno de los principios mas importantes, el cuál es nunca abandonar, nunca tirar la toalla, porque para el jugador combativo el abandonar nunca es una opción durante el partido de la vida.

Ser un jugador combativo es la manifestación de una mente fuerte, esta habilidad ante las situaciones mas adversas se entrena al igual que entrenas tus golpes, tu condición física o tu juego táctico, el entrenamiento mental tiene un paso a paso a seguir y se fortalece como un músculo.

importantes en el jugador de tenis de competición, ya que es este valor el que va hacer que luche cada bola como si fuese la mas importante. La combatividad nace de la fortaleza mental del jugador y termina produciendo a un jugador fuerte físicamente, ya que es la mente la que soporta el precio del sacrificio para lograr la fortaleza física.

El jugador combativo ama la competición y los retos que esta supone al dar lo mejor de sí en los momentos cruciales de la contienda. Este jugador supera los obstáculos y se adapta a los cambios como forma de combatividad.

El jugador combativo no solo se puede identificar en los partidos. Es durante las largas jornadas de entrenamiento de toda la temporada donde el jugador combativo realiza el combate mas duro que es sin duda alguna el combate interno para vencer sus limitaciones internas y externas, haciendo de la disciplina uno de sus aliados mas poderosos para no distraerse de sus objetivos pase lo que pase.

Abandonar nunca es una opción para el jugador combativo, incluso cuando el partido parece perdido, este jugador lucha hasta el último punto con la mente puesta en darle la vuelta al partido y ganarlo.

El jugador combativo lleva esta filosofía al día a día de su vida. Por ello enseñar la combatividad a los jugadores es enseñarles a luchar en la vida, es enseñarles a ganar el juego de la vida y es enseñarles uno de los principios mas importantes, el cuál es nunca abandonar, nunca tirar la toalla, porque para el jugador combativo el abandonar nunca es una opción durante el partido de la vida.

Ser un jugador combativo es la manifestación de una mente fuerte, esta habilidad ante las situaciones mas adversas se entrena al igual que entrenas tus golpes, tu condición física o tu juego táctico, el entrenamiento mental tiene un paso a paso a seguir y se fortalece como un músculo.

El desarrollar la capacidad para salir de una situación difícil es el juego de tenis, poder mantenerse dando lo mejor de sí en cada jugada, o poderse levantar después de una mala racha en el juego, solo se logra con un entrenamiento ante la vida misma, el juego no es mas que un reflejo de la creencias o paradigmas ante la vida que tenga el jugador, por lo que se recomienda la formación integral del tenista, fortalecer valores como la tenacidad,el entusiasmo, la persistencia, el compromiso, la responsabilidad y sobre todo, encontrar el modus vivendi, la causa por la que quiere ganar.

Cada juego de tenis, es una batalla en la que se enfrentan dos guerreros, y uno solo va a ganar, que será aquel que quiera ganar y ponga corazón, alma y cuerpo.


placebo
sound by Jbgmusic